Corta reseña del Fundo Parlamento

Siguiendo con nuestras publicaciones en la Semana del Patrimonio Cultural, hoy conoceremos algo más sobre la historia de uno de los fundos más importantes de nuestra comuna y la región “El Fundo Parlamento”

Agradecemos a Quintin Gumucio, quien gentilmente nos hizo llegar esta entretenida e importante información que nos permite conocer de primera fuente las vivencias e historia de Parlamento.

Adjuntamos a esta publicación un pequeño video y algunas fotografías del Fundo Parlamento.

Paulo Ayala Gomez
Encargado de Cultura – Municipalidad de Perquenco
————————————————

El Fundo Parlamento
Por Quintin Gumucio Castellon

El fundo recibe su nombre de las famosas Paces de Quilín, que tuvieron lugar 6 de Enero 1641, a orillas del río Quillem y a unos 500 metros el sur de donde ahora están las casas. En 1895 aprox. Enrique Perry Willis que había sido gerente en la empresa de minas de Lota, compró esas tierras y según cuenta la tradición familiar, la primera vez que fue llegó en tren hasta Victoria y de ahí siguió a caballo; luego cuando salió a recorrer el campo se perdió en la espesura del monte y tuvo que hacer disparos al aire para que lo fueran a buscar.
Construyó una simple casa ubicada frente a lo que después sería el enorme establo de cemento armado y que poco después, hacia 1905, fue trasladada a su ubicación actual. La casa comenzó a ser ampliada, al mismo tiempo que se inició la instalación del extenso parque que se hizo inspirado por el parque de Lota que rodeaba el palacio de la familia Cousiño. Se plantaron dos pinos que estaban de moda en esa época, una araucaria y una sequoia. Esta última, conocida en Inglaterra como Wellingtonia, pasó con el tiempo a llamarse el Gualintonia y a su sombra se juntaba la familia, esperando que sonara el gong que anunciaba el almuerzo.

Cuando a comienzos de siglo se hizo el desmonte quedaron a la vista, en el potrero Parlamento, los montículos donde en su dia cuando las Paces se habían parado los caciques principales para dar sus solemnes discursos; después fue pasando el arado por encima y se borraron. También se dejó a modo de muestra, una cierta extensión del bosque original, que fue después conocido como el Bosque de Las Iniciales.
Enrique Perry que era por demás innovativo, organizaba entre otras cosas funciones de cine en el galpón, adonde concurrían tanto los trabajadores del fundo como vecinos de las reducciones contiguas, Chihuailao, Novoa Cayul, Tripaiñan, Antilao etc. Estaba casado con Manuela Rauch Vega, de Lebu, y fueron padres de Lucrecia y Luis Enrique quien murió tempranamente en 1914.
Presidente de la Asociación de Agricultores en Concepción, fue también alcalde de Perquenco en 1916, cuando todavia se llamaba Municipalidad de Quillen y adquirió por esos años los fundos Vertientes y Collanco, que prontamente son conectados telefónicamente con aparatos marca Ericson, modelo 1905. a la casa se agregan galerías, sala de entrada y un amplio comedor y salón.

En 1916 Lucrecia Perry, ya hija única, casa en Concepción con Javier Castellón Plaza de los Reyes y son los padres de Estela (Maruja), Carmen, Isabel (Chabela) , Inés ( Mama Inis) y Lucrecia (Luqui).
Manuela Rauch fallece en 1922 y Enrique Perry tres años después. Luego, en Febrero 1929, las hermanas Castellón Perry sufren la enorme pérdida de su madre Lucrecia quien, luego de corta dolencia, fallece en Parlamento. Viudo Javier Castellón, contrae matrimonio con Gabriela Rauch Godomar, y pronto la familia se traslada de Concepción a Santiago. A cargo del fundo quedan el llavero Pancho Bustos, Martínez, Poblete, Garabito y varios más entre ellos la Mamaocha quien tenía en su casa al lado del galpón surtido despacho. Todo operaba bajo la administración de Toribio Plaza de los Reyes, pariente del Tata Javier. Se inaugura puente sobre el Quillem y el antiguo nexo cuotidiano con Perquenco se ve reemplazado por el contacto con Lautaro, y Martínez el encargado de ir a buscar el correo, hace el trayecto a caballo todos los dias , asi vaya o no vaya el auto.
Los veraneos en Parlamento son prolongados ya que la familia se traslada ya en Noviembre, sea en tren o en auto, con alojada en Chillán y al volante Avelino Ayala Cáceres, chofer que fue por tantos años del Tata Javier. Son veranos bien aprovechados por las Castellon Perry, con el bote en la laguna, la piscina y buenas cabalgatas. Una vez llegó un forastero a pedir trabajo y, sin pedirle mayores referencias, se le encomendó acompañar a las niñas en sus paseos a caballo. No mucho después llegaron los carabineros de Lautaro preguntando por él, disque era buscado por asesinato; se lo llevaron y antes de llegar al pueblo le aplicaron la infame Ley de fuga.

La familia Castellón crece en los años 30 y a las hermanas les llegan dos hermanitos, Carlos Javier (Javiero) y Agustín (Cucho) Castellón Rauch. Por esos años las Castellon son conocidas en toda la zona, tanto así que los jóvenes pilotos de la base aérea de Maquehue, llegaban en sus ágiles biplanos De Havilland Moth a hacer sus piruetas sobre las casas del fundo, para admiración de las mozas y terror del tío Toribio que ya veía que uno de los osados gavilanes se estrellaba contra la torre de agua, causando acaso serios perjuicios.
En Diciembre 1940 tiene lugar en Parlamento el concurrido matrimonio entre la mayor de las Castellon Perry, Maruja, y José Ignacio Donoso, oriundo de Quito, Ecuador. Luego casa Carmen con Fernando Murillo, quien administra un tiempo la Sociedad Agrícola que Javier Castellón tiene con sus hijas, en la que también entra el fundo El Refugio en Curacautín. Después casan Laura Inés con Alejandro Gumucio, Lucrecia (Luqui) con Moises Velasco y por último Chabela con Arturo García.
Siguen muy concurridos los veranos en Parlamento, parientes, amistades de Javiero y Cucho y cada vez más numerosos nietos, incluidos los Donoso Castellón que llegan de Ecuador. El recuerdo vivo que uno tiene es de esas interminables esperas en que los primos recorríamos el parque con traje baño puesto sumamente aburridos y esperando que se cumplieran las horas reglamentarias antes de poder ir a la piscina. La Carmen Murillo, prima mayor, tenía un cierto concepto de la hora y después de un rato mandaba a un propio a indagar si por ventura ya se había cumplido el plazo estipulado. Después de todo, en eso el más perjudicado fue el tío Javiero, que se agarró un tifus en esas servidas aguas y después siempre hablaba de las radioactivity waters.

A inicios de los años 50 se deshace la sociedad agrícola y Parlamento se divide en dos, una mitad para Maruja, la mayor de las hijas y la otra mitad, con las casas, para el Tata Javier. A poco el fundo pasa a ser administrado por Carlos Javier, quien en 1956 casa con Ana Maria Lira.

Y llega el año 1960 que en lo que a Parlamento se refiere es memorable para la familia por tres cosas, primero cuando a fines de Enero tiene lugar la última gran reunión familiar con colorida fiesta de disfraces para celebrar el cumpleaños de M.Gabriela Gumucio; luego el devastador terremoto del 22 Mayo y por último la muerte en Santiago del Tata Javier.
Parlamento ya no volvió a ser el mismo, aunque hubo un último gran evento cuando el candidato a la presidencia Eduardo Frei llegó de visita, siendo Javiero Castellón miembro de la DC. Después ya durante el gobierno de la UP, Parlamento fue tomado por los trabajadores en circunstancias bastante dramáticas y entregado. Por último, durante el régimen militar después de largo litigio se recuperó, sin embargo las deudas acumuladas hicieron necesaria su venta y fue entonces adquirido por la familia Caminondo, sus actuales dueños.

What do you want to do ?

New mailCopy

What do you want to do ?

New mailCopy

3 comentarios en “Corta reseña del Fundo Parlamento

  1. Extraordinaria capacidad de síntesis, primo Quintín. Quien lea la reseña se hace una buena idea de 125 años de historia del Fundo.
    Recuerdo a mi papá (“Cucho”) comentar que el día 22 de mayo de 1960 el tío Fernando Murillo se encontraba en Parlamento sobre su caballo y que la violencia del terremoto los arrojó a él y al caballo al suelo, siendo vanos los esfuerzos de ambos por levantarse.
    Un gran abrazo,
    Juan Agustín Castellón Munita

    • Gracias primo Juan Agustin, fue un tanto apresurado porque el deadline era corto, de ,modo que quedaron cosas en el tintero. Y en todo caso yo no le llego ni al talón a tu papá, que escribía de maravillas. Por suerte hay varoas cosas suyas en este boletin. Gracias por contar lo del tio Fernando para ese dia fatídico del 22 Mayo 1960.
      Otra cosa simpática es que el artículo me lo pidió el encargado de cultura en la Municipalidad de Perquenco, Paulo Ayala, nieto de nuestro querido y querido Avelino / Fuerte abrazo, JC – Quintin..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s